1.1.06

Queridos Reyes Magos...

Queridos Reyes Magos de la cultura:

Vivo en una ciudad un poco aburrida. Sí, tenemos un festival de rock al año, y un festival de teatro, y otro de cine y un museo muy muy grande. Pero no sé si eso me divierte mucho. Los festivales son pocos días al año. Y el año es tan largo... Todo esto me recuerda a cuando llueve muy fuerte en mi pueblo. Mi pueblo es muy seco. Y cuando llueve fuerte... atracón de lluvia. ¡Inundación! Las alcantarillas se tragan el agua sobrante y enseguida la tierra la chupa y después se queda otra vez seca. ¿No es mejor para la tierra que llueva poco pero a menudo? Por eso os pediría para la ciudad que intentarais que el jazz y el rock estuviesen vivos en los bares, en las salas, en la calle, durante todo el año. Y lo mismo os pediría para el teatro y para el arte. Pero para eso tendría que existir mucha gente en la ciudad que actuase, que tocase y que crease. Grupos que actuasen en los teatros de los centros cívicos, músicos que tocaran todos los días en esos bares tan aburridos que cierran entre semana antes de las once de la noche, artistas que creasen en los espacios de arte que ahora mismo no tenemos. Porque, como dice mi tío, una ciudad no es rica en cultura cuando sólo la consume, sino cuando la produce ¿no? Y si consigue exportarla... entonces es una ciudad mucho más rica. Como pasa en economía... que si exportamos productos somos ricos, pero si sólo los importamos... entonces no lo somos. Pero claro, como va haber artistas produciendo si ni siquiera hay centros dónde puedan trabajar, o becas con las que estudiar, o espacios donde exponer. Se van a vivir a otra parte: a Bilbao, a Donosti...
A veces nos habéis hecho regalos un poco raros, Sres. Reyes. Nos regalasteis hace años una plaza de ganado y no había ferias de ganado; nos regalasteis un geriátrico gigantesco... y no hubo ancianos para llenarlo; nos regalasteis un aeropuerto, pero no había casi aviones. Os gusta mucho regalar edificios. Y ahora os han pedido un auditorio para la ciudad. Y se habla del edificio continuamente. Que si hay que construirlo aquí o allá. Pero a mí me gustaría saber más cosas. Y no precisamente sobre el edificio. Me gustaría saber qué programa tiene ese auditorio. Para qué se va a usar. Y me gustaría saber cuánto va a costar mantenerlo. Me gustaría saber muchas cosas que nadie me explica bien. Porque una vez más creo que pensáis que con construir ya vale. Como pensabais con el aeropuerto. Que sólo con construirlo ya vendrían después los aviones y los pasajeros.
También os pido que os pongáis de acuerdo entre los tres. Que no os peléis y aprendáis a trabajar en equipo. Sois de países distintos pero vuestro trabajo es el mismo: sois Reyes Magos de la cultura. A veces creo que os gusta regalar cosas grandes para que la gente se acuerde siempre de vosotros. Lo mejor es leer bien las cartas que os escriben. Un abrazo y hasta el año que viene.