21.2.06

VITORIANOS TONTOS

Las instituciones de esta ciudad nos vienen reiterando desde hace tiempo que los vitorianos somos obtusos. A algunos nos ha costado aceptar esa realidad. Nos revolvíamos contra ella, protestamos, pero, a fuerza de repetírnosla, la verdad se acaba imponiendo. Tantos años comiendo patatas han debido de afectarnos. La fécula debe de ser mala para el intelecto. O debe de ser este aire frío que se respira en la llanada, que nos abotarga. Por eso cualquiera que no sea de Vitoria está más capacitado que nosotros. Por eso es normal que la Vital encargue su proyecto de centro cultural en Betoño a una empresa madrileña. No son vitorianos. Lo harán mucho mejor que cualquier profesional de aquí. Y, también es entendible que el Ayuntamiento llame a un experto no vitoriano para que nos diga qué hacer con ese 2% acumulado para compra de arte. No es de Vitoria. Sabe más. O por eso el director de Artium es de Bilbao y reside ahí. O por eso nuestro festival de rock lleva el nombre de una empresa bilbaína. Porque todos las personas que son vitorianas y se dedican a la cultura son una panda de limitados. Porque si no fueran unos fracasados no vivirían aquí. Se irían para poder mejorar su intelecto. Es pura lógica.Y el nuevo centro cultural será acondicionado por dos vitorianos. Eso parece contradecir la lógica del discurso institucional. Pues no. La gestión cultural es mucho más importante para ellos que la arquitectura. Por eso cuando hay que organizar algo en el sector cultural se llama a alguien con luces. A alguien que no sea vitoriano. En cambio si se quiere construir un edificio, eso no es tan importante. Un lerdo vitoriano lo puede hacer. Y si te tienen que operar de un cálculo al riñón eso lo puede hacer un tonto cirujano vitoriano. Y los contables pueden ser vitorianos. Y los periodistas. Y los abogados. Y los políticos. Pero en cultura no. Tiene que ser gente no vitoriana. El centro cultural de la Vital será magnífico. Van a programar actividades para que la gente participe. Se podrá participar aplaudiendo. Y se podrá participar escuchando. Está muy bien ideado. Porque en Vitoria hay pocas actividades de ese tipo. Lo que se hace en los doce centros cívicos no es suficiente. Y lo que se hace en Montehermoso tampoco. Y lo que se hace en Artium menos. Así que esta empresa de Madrid sabe lo que se hace. Va a traer a Vitoria justo lo que nos falta. Lo que no entiendo es por qué hay vitorianos organizando eventos en otras ciudades. O por qué hay artistas que trabajan fuera de la ciudad. O por qué existía una galería de arte que acudía a ferias internacionales. O por qué hay historietistas trabajando para revistas nacionales. No lo entiendo. Si son vitorianos nadie debería contar con ellos. Como hacen aquí algunas instituciones. No lo entiendo. Supongo que será esta limitación mental mía dada por mi condición de vitoriano.