1.10.06

ESPERANZA

Quizá llegue el día en que uno monte una exposición, luego hable sobre ella, después escriba en la prensa sobre ella y, por último, sea el único espectador que acuda a visitarla. Quizá.
Hoy se inaugura una muestra en Zuloa, espacio coordinado por un servidor. La exposición se titula “Disegno”. No es ésta una palabra italiana. Pertenece a otro idioma: el esperanto. Un idioma creado de manera artificial y hablado, hoy en día, por unos dos millones de personas en el mundo. “Esperanto” significa “esperanza”. Bonito nombre para un idioma… El esperanto no deja de ser una obra de arte. Obra que intentaba eliminar las barreras de comunicación lingüística entre diferentes países. No voy a hacer aquí una defensa de ese idioma. Pero me interesa como producto humano que persigue una utopía. Como todo arte. No sé cuánta gente en el mundo entiende el arte contemporáneo. No sé cuánta gente entiende lo que hoy en día podemos ver en los museos de corte actual. Quizá sea una cantidad similar a la de personas que hablan esperanto. No lo sé. Pero sería interesante averiguarlo.
Y la exposición lleva ese título porque es una muestra de dibujos. Y “dibujo” en esperanto es “disegno”. Me interesaba ese nombre porque el dibujo no deja de ser un idioma universal. Si quiero comer “pan” puedo ir a una tienda en, por ejemplo, Japón y mostrar un pan dibujado. Todo el mundo entiende un dibujo. Siempre que éste sea lo suficientemente descriptivo. Ni siquiera tiene que ser realista. Sólo se tiene que entender.
En esta exposición se pueden ver diferentes dibujos de arquitectos, ingenieros, niños, artistas, decoradores… Todos ellos personas que, en su día a día, dibujan. Porque de lo que se trata es de que el visitante se percate de que el dibujo no deja de ser un lenguaje. De la misma forma que la música también lo es. Con un dibujo puedes proyectar cualquier idea. Y es que si miramos a nuestro alrededor nos podemos dar cuenta de que todo eso que nos rodea antes de ser creado ha sido dibujado por alguien. De que todo producto humano es dibujado antes de fabricarse o construirse. Sin el dibujo, probablemente, el ser humano, para bien o para mal, no habría llegado hasta donde ha llegado.
Los que han aportado estos dibujos trabajan en nuestra ciudad. Estos días he disfrutado acudiendo a varios estudios de diversos profesionales pidiendo dibujos. Y charlando de arte con ellos. Exponer en Zuloa es algo totalmente desinteresado. Ni es bueno para el currículo, ni vas a vender nada, ni vas a ser subvencionado. Sólo si te interesa el arte, si te hace gracia la idea de la exposición, vas a colaborar. Y es sorprendente que todavía exista gente que se entusiasme por una idea. Cuando, parece ser, la mayoría sólo se ilusiona pensando en un coche mejor, en una televisión más grande y plana o, en definitiva, con acrecentar su cuenta bancaria.