23.12.06

JUVENTUD

Leo preocupado que el proyecto del centro juvenil de Ansoleta Topagunea, proyecto que el Ayuntamiento de nuestra ciudad quería poner ya en marcha, ha sido aparcado hasta el año que viene. Esperemos que sólo sea eso: una postergación. Porque es ésta una infraestructura necesaria para un sector muy desatendido en esta ciudad: el de los jóvenes. El proyecto pretende dotar a ese estrato social de un presupuesto para que él mismo lo administre. Proporcionando a los jóvenes un lugar y unas políticas de ocio que ellos mismos se encargarían de gestionar. Siete salas y un estudio de grabación, un escenario polivalente para más de 500 espectadores, una cafetería con su terracita, talleres de audiovisuales, una pista de skate a cubierto, una zona deportiva cubierta… serán sus dotaciones.
Un centro exclusivo paras los jóvenes es necesario en esta ciudad y en todas. Las “casas para los jóvenes” son una realidad en muchas poblaciones. Aquí, en Vitoria, los centros cívicos incluyeron desde sus inicios, sendos clubes para jóvenes. Pero el problema de estas infraestructuras polivalentes, de los centros cívicos, es que en ocasiones abarcan mucho y aprietan poco. Quizá la existencia de estos clubes impidió que en Vitoria se planteara la creación de un gran centro juvenil autogestionado. De un proyecto mucho más ambicioso pero necesario.
Y un error de nuestro ayuntamiento, e incluso de la oposición y de la ciudadanía, fue trasmitir que el nuevo centro nacería como alternativa al
Gastetxe. Y, aunque, después se rectificó, el daño estaba hecho. Y es que el Gastetxe no es incompatible con un centro para jóvenes. Se trata de sumar, no de restar. Y si a los usuarios del Gastetxe se les llama para que aporten ideas, para que expliquen cómo es su modelo de autogestión, incluso para que hagan uso de ese Centro Juvenil, bienvenidos sean. Nunca he entendido que no haya una vía de diálogo abierta entre el ayuntamiento y el Gastetxe. Que lo cierren o que hablen con ellos, pienso yo.
Por otra parte hay que remarcar que iniciativas como las de
Gauekoak, con un programa gestionado a través de una promotora de asociaciones y dirigido a los jóvenes, son dignas de encomio. Pero este programa carece de una base de operaciones. Andan como de prestado dentro del Centro Cívico Aldabe. El nuevo centro juvenil podría ser la sede de este programa.
Muchos pensarán que Vitoria cuenta ya con demasiadas infraestructuras de ocio y cultura como para que se abra una nueva. Ahora mismo el proyecto de Caja Vital “
Krea” está en marcha y será una realidad dentro de un par de años. Y está Artium, Montehermoso, los centros cívicos… Pero los jóvenes siguen dándole al botellón como quién no quiere la cosa. O, los que cuentan con más medios, se alquilan una lonja entre todos. El interés de este nuevo equipamiento radica en que se animaría a la juventud a participar y a elaborar sus propias iniciativas. Sería su centro de reunión. Como una gran lonja. Sería algo suyo.