24.2.07

CERO POR CIENTO

El cero por ciento del presupuesto de urbanizar los nuevos barrios se ha destinado a la compra de arte. Deberían de haber sido más de seis millones de euros. Pero han sido cero euros. Y es que Consistorio acordó en 1999 reservar un 2% del presupuesto de las nuevas urbanizaciones de los barrios emergentes de Gasteiz para la compra de arte. El año pasado le dediqué a este asunto dos columnas similares a ésta. Incluso hablé de la lúcida propuesta de la desaparecida Plataforma Amárica: que se creara un grupo de trabajo, de profesionales del sector, para que decidieran cómo, cuándo y en qué invertir esos millones que hay acumulados. Y que se pagara a ese grupo de profesionales. Y la Consejala de Cultura propuso crear un comité de trabajo en el que estuvieran presentes todos los grupos políticos para decidir sobre esa cuestión. Incluso llegó a reunirlos en dos ocasiones. Cada grupo presentó su propuesta. Pero, parece ser, no se pusieron de acuerdo. Y es, que en estas cuestiones, es difícil hacerlo. Porque todo el mundo tiene ideas. Eso me recuerda a las reuniones de las comunidades de vecinos. Cuando hay que resolver asuntos técnicos nadie opina. Se llama a un fontanero, o a un electricista para que explique en qué nos gastaremos los dineros. Pero cuando hay que cambiar el color de las paredes del portal… todo el mundo opina. Y ese es el quid de la cuestión: en arte, en cultura, todo el mundo opina. Así un grupo político dice que el 2% se destine a la compra de arte local, otro dice que hay que comprar la escultura más grande de España… y así hasta aburrirnos. Y la concejala ha dado carpetazo a este asunto. En la próxima legislatura se retomará.
Y hace unos días el Síndico-Defensor Vecinal de Vitoria ha exigido al Gabinete Alonso que lleve a la práctica «con la mayor celeridad» su compromiso. Y que creen ya ese comité de trabajo. En eso estoy totalmente de acuerdo. Pero no en las ideas que aporta respecto a la constitución de ese comité. En concreto, cita a Artium, al Museo Provincial de Bellas Artes, Montehermoso, Krea, al Consejo Social de Vitoria, al Colegio de Arquitectos, a la escuela de música Luis Aramburu, a AMBA y a la Sociedad Landazuri. Una vez más estamos en lo de siempre: se crean órganos consultivos, e incluso resolutivos, basados en el altruismo, el voluntariado y la buena fe. Cuando hace ya muchos años que hasta las ONGs pagan a sus miembros. Para exigir eficacia. Y para poder contar con profesionales. Si se crea un grupo de trabajo con gente tan diversa no acudirán los más capacitados. Sino los que tienen más tiempo libre y más ganas de trabajar por el morro. Por otra parte no existe en nuestra ciudad ninguna asociación de artistas mínimamente estructurada. Y esa gente será la que decidirá sobre cómo se gestionan esos 6 millones de euros. Que inviertan un 2% de ese 2% en contratar a profesionales. Y en una semana asunto resuelto.