3.2.07

RIGOR

“…la impresión que he recibido es la de que, como en todos los sitios, las mujeres están relegadas” Son palabras de Arakistain, director de Montehermoso. Xavier apuesta por convertir ese centro cultural en una referencia del arte desde una perspectiva de género. Para que nos aclaremos: "género" o “rol sexual” en sentido amplio es lo que significa ser hombre o mujer. Mientras que el sexo es biológico, el "género" está definido socialmente. La antropóloga Marta Lamas define el género como la construcción cultural de la diferencia sexual. Hay una frase de Simone de Boauvoir que serviría para ilustrar este concepto: "una no nace, se hace mujer".
“…sospechosamente, las becas, las exposiciones, la adquisición de obra siempre beneficia a los hombres", declara Xabier. "Creo que, en este ámbito, paradójicamente considerado el más avanzado, todavía se mantiene un poderoso filtro patriarcal", continúa. Pero, por una parte, en Montehermoso podemos ver estos días una exposición comisariada por él (¿Hubo filtro patriarcal en ese concurso?) y ahora mismo ocupa el puesto como director que antes detentaba una mujer (¿Se aplicó la perspectiva de género en el concurso público en el que él participó?).
Si Arakis tiene la impresión de que se discrimina a la mujer en el ámbito de la cultura local debería de poner un informe sobre la mesa y no sólo sus impresiones. Porque otro podría afirmar peregrinamente que tiene la impresión de que se discrimina a los artistas heterosexuales en esta y en otras ciudades. Si Xavier quiere gestionar Montehermoso desde una perspectiva de género que la aplique ya (el género como categoría de análisis, útil para conocer y evaluar un contexto, una realidad determinada) y no se base en “impresiones”. En 1995 Emakunde elabora la “Guía metodológica para integrar la perspectiva de género en proyectos y programas de desarrollo”. Quizá esa guía le sirva a Xavier como pauta para hacer un análisis (llámese “dimensión del género”) que testee esa discriminación y, seguidamente, pueda elaborar un programa que permita acabar con ella en Montehermoso (llámese “perspectiva de género”)
“La primera fase del diagnóstico del género consiste en el análisis de los roles de género, del acceso y control de los recursos, de las necesidades de género, de las instituciones y de la política de intervención en relación a las mujeres. La segunda fase consiste en la organización del problema de género según un esquema de jerarquización de causas y efectos, con el fin de identificar una solución al mismo” (Moser.1995)
Un centro cultural que aplique dimensiones y perspectivas de género se debe de gestionar con método y rigor en aras de su eficacia. Debe de analizar qué factores afectan los acuerdos de género identificando los factores (cultura, legislación, economía y política) que les afectan y testear cómo se distribuyen los recursos públicos y privados para acercarlos a las preocupaciones de todas y todos.