25.3.07

DESCONCIERTOS

Estos días en la prensa se ha escrito largo y tendido sobre el concierto de Elton John. Algunos ciudadanos han opinado sobre este hecho mostrándose en su mayoría disconformes con la decisión de que se destinen 60.000 euros de dinero público, de dinero del erario municipal, para este evento. Algunos aducen que es un despilfarro, que la sociedad es deficitaria en otro tipo de servicios de más urgencia que los de índole cultural. Y que gastar tanto caudal en un evento cultural es una barrumbada, un lujo. Yo creo que el dinero que se invierte en cultura nunca es suficiente. Siempre que se invierta en cultura, claro. No en circo. No en espectáculo. Y pienso eso porque observo el mundo a mi alrededor y veo que muchas problemáticas actuales, cada vez más, nacen de la incultura. Donde muchos ven problemas sociales yo veo problemas culturales no resueltos. Y creo firmemente que cuando una sociedad es culta, en su seno la homófobia, el machismo, la violencia, la xenofobia no tienen dónde arraigar. Y creo firmemente, también, que cuando una sociedad es inculta, al final tiene que recurrir a medidas urgentes y caras. Porque los problemas que no ser resuelven desde la educación y la cultura se transforman en problemas sociales. En el binomio educación y cultura está la respuesta. Y el concierto de Elton John responde a cierto tipo de políticas culturales que no lo entienden así.
Y no comprendo cómo algunos aplauden el Azkena Rock y luego se rasgan las vestiduras cuando los organizadores de ese evento nos traen a Elton John. Cría cuervos y te comerán los ojos, les diría yo. Traerle no sale caro en dinero. Con la venta de entradas se costeará el 80% del caché del artista. La cuestión no es el dinero. Sino lo que aporta Elton John. ¿Espectáculo? ¿Sitúa a Vitoria en el mapa? ¿Glamour?
Y, paradigmáticamente, vemos la otra cara de la moneda: con motivo de la celebración del Día Internacional contra el Racismo y la Xenofobia, 21 de marzo, el Centro Municipal de Acogida a la Inmigración, Norabide, ha organizado un concierto a cargo de Ismael Lo. Este evento tendrá lugar el este domingo a las nueve en Mendizorroza. Las entradas son gratuitas y se pueden recoger en las oficinas de Cultural Álava y en Norabide. Guitarrista y cantante senegalés, Ismael Lo es un embajador de la realidad africana, un vanguardista del pop étnico, un creador de ese espacio intercultural y sonoro que apuesta contra la globalización musical imperante de la que forma parte Elton John. Es curioso que en ambos conciertos haya dinero institucional. Pero no nos confundamos: el concierto de Ismael responde también a esas políticas culturales de las que hablaba antes. Porque Ismael está de moda ahora en España por ser el autor de la banda sonora de la película “Todo sobre mi madre” de Almodóvar. Antes de eso llevaba editados en occidente diez discos. Su música no ha cambiado, él no ha cambiado. Pero ahora es cuando le traen.