14.4.07

EXPORTAR

Artium convoca su segunda edición de becas y ayudas. Dotadas con 53.000 euros en su conjunto para artistas, investigadores y gestores que desarrollen proyectos dentro y fuera del País Vasco. Dos de ellas dirigidas a personas foráneas pero que desarrollarán su proyecto en la provincia como residentes de ARTIUM.
Y el Centro Cultural Montehermoso Kulturunea presenta la séptima edición de la convocatoria de Apoyo a la Creación e Investigación en Arte Contemporáneo. Ofrece ayudas destinadas a la creación, el comisariado y la investigación. Dotadas con un total de 135.000 euros. Este año las ayudas de Montehermoso se abren a la participación de creadores del ámbito nacional e internacional. En años anteriores se centraban sólo en el apoyo a la creación local.
Y uno lee esas convocatorias y reflexiona… Porque la realidad es que los creadores alaveses, con becas o sin becas, no están presentes, salvo escasísimas excepciones, en el circuito del arte vasco, nacional o internacional. Tenemos unas infraestructuras culturales de lujo: Artium, Montehermoso y la futura KREA. Vitoria, Álava, siempre ha contado con un gran potencial económico para inversiones en la esfera cultural. Pero esas infraestructuras nunca se han usado, y siguen sin usarse, para hacer visibles a nuestros artistas fuera de las intangibles, pero altísimas, murallas de nuestra ciudad ¿Qué ha pasado? ¿Qué pasa? Nuestros pasados y presentes gestores, directores, concejales, diputados deberían de realizar un profundo acto de constricción. Son los responsables directos de lo que tenemos. Porque uno asiste a la inauguración de un Gure Artea (la cita de arte contemporáneo vasco por antonomasia) y no ve presencia alavesa. O asiste a DFoto (la feria donostiarra de fotografía) y no hay presencia alavesa. Lo mismo sucede con otras citas relevantes del arte contemporáneo estatal: los artistas alaveses no están. ¿Es problema de ellos? ¿Es que son tan malos que nadie los quiere? ¿Hay algo en el aire de nuestra ciudad que impide que nuestros creadores hagan algo decente? Rotundamente no. No hay más que darse un paseo por paisajes próximos para constatar que el nivel de la creación en ellos es similar al nuestro. La diferencia es que en otros entornos los gestores tienen cierta sensibilidad hacia el arte, el pensamiento y la cultura cercana. Y cuando hablo de sensibilidad no me refiero sólo a dinero invertido en becas. Me refiero a tener ganas de exportar a sus creadores. En Vitoria parece ser que algunos gestores están más ocupados en avanzar en sus respectivas carreras que en trabajar para la ciudad o para la provincia. Y la responsabilidad última es de sus jefes. De los diputados y concejales de cultura.
La cultura es como la economía: hay que producir para luego exportar. Porque una ciudad es rica en materia cultural cuando exporta cultura. Y pobre cuando importa. Y Vitoria, Álava, destina muchos recursos para importar productos culturales. Y nosotros a consumir la hamburguesa cultural de turno…