11.4.07

RECONOCIMIENTO

Durante la dictadura franquista existía el Premio Nacional de la Prensa Infantil y Juvenil, premio que fue otorgado a muchos dibujantes de cómic. El galardón desapareció con la democracia. Y han tenido que pasar décadas para que, en 2006, el Congreso aprobara por unanimidad la creación de un Premio Nacional del Cómic.Carme Chacón, vicepresidenta de la Cámara, fue quien defendió el proyecto. Aseguró que el cómic "ha ejercido una influencia notable en otras manifestaciones de la cultura contemporánea” Destacó que era hora de “paliar el injusto abandono” que sufre este arte. Continuó diciendo que este medio nació a la par que el cine, pero que “se considera en rango menor entre las manifestaciones creativas”. Explicó que el cómic “es una forma de expresión con códigos propios, un género híbrido que ha burlado sus límites con audacia”, y que este “noveno arte constituye un mecanismo privilegiado para el hábito de leer”. Insistió en “que los poderes públicos tienen la obligación de atender a todas las manifestaciones con espíritu abierto y sin prejuicios. Una actividad que interesa a millones y que posee innegables cualidades culturales como es el cómic, no puede ser ignorada".Y el Ministerio de Cultura anuncia ahora la creación del Premio Nacional del Cómic, dotado con 15.000 euros. Su objetivo, dicen, es lograr un mayor reconocimiento de este género, que en la actualidad "vive un momento de gran auge". El Gobierno asume así algo que los lectores y autores de este medio ya sabíamos hace décadas: que el cómic es una forma de expresión cultural tan digna como cualquiera. El Ministerio ha destacado que el cómic en España "cuenta con una gran tradición lectora" y pasa por un gran momento debido a "la creatividad de los autores que lo cultivan y a la expansión de su industria editorial". En el Estado se editaron hace dos años trece millones de ejemplares de más de mil títulos distintos de cómic. Es decir: un 6% más de títulos y un 55% más de ejemplares respecto al año anterior (datos de Comercio Interior de libros en España 2005) Este medio cuenta además con una red de 150 librerías especializadas en toda España.
El premio tiene un gran valor simbólico. Se reconoce, por fin, el valor cultural de este medio. Pero queda mucho camino por recorrer. En España no existe ningún equipamiento cultural dedicado a recoger, estudiar, difundir el cómic. En las universidades es una materia que no se estudia. En las bibliotecas públicas ocupa un espacio mínimo, y cada una de ellas lo cataloga y clasifica a su manera, porque no existe una “guía de catalogación de cómic” con lo que el intercambio de catálogos entre ellas es complicado.
Y respecto a Vitoria, ciudad con el mayor porcentaje de profesionales de este medio por habitante del Estado, ciudad hermanada con Angouleme, donde se desarrolla el Festival de Cómic más relevante de Europa… ¿nuestras instituciones van a hacer algo? Tenemos, por ejemplo, un Festival desde 2003 que agoniza por falta de apoyos.