23.11.07

TRINIDAD

Cultural Álava es un ente creado hace seis años por Diputación, Ayuntamiento y Caja Vital. Su “leitmotiv” era –y es- el utópico lema "nos une la cultura". Su objetivo: desarrollar y promover actividades culturales en Gasteiz y Álava mediante la coordinación entre instituciones y agentes culturales. En ese sentido Cultural Álava -y cito casi textualmente su ideario- quiere contribuir a mejorar la calidad de la oferta cultural de nuestro territorio en base a cuatro líneas estratégicas. La primera de ellas gira en torno al apoyo a la difusión cultural. A través de sus propios medios de difusión: Revista Cultural Álava, el Punto de Información Cultural Álava y su página web. Usándolos como “antena” de los grandes acontecimientos culturales que suceden en nuestro entorno. Y desarrollando programas de sensibilización hacia la cultura para atraer nuevas audiencias. Y finalmente –sigo citándoles; espero que no me demanden por plagio- intentando elevar la calidad de la oferta cultural mediante la programación de actividades culturales de gran nivel.
Su segunda línea de trabajo incide en el apoyo a la proyección cultural. Mediante el impulso de proyectos culturales que tengan por objeto promocionar la imagen de Vitoria y Álava en el exterior, su patrimonio cultural, productos culturales locales, rutas de interés cultural, acciones para la atracción de turismo cultural…
La tercera línea -que es la que menos espacio ocupa dentro de su decálogo- versa sobre el apoyo a la producción cultural local. En ese sentido quieren fortalecer el papel de la industria cultural local como suministradora de contenidos apoyando su difusión.
Y la última línea estratégica trata sobre el apoyo a la excelencia en la gestión cultural. Contribuyendo a la coordinación interinstitucional Colaborando en la mejora de servicios. Y fomentando el estrechamiento de relaciones con el sector privado.
Parece ser que los agentes que crearon la entidad están pensando pasar página. Porque las tres entidades de su gestora celebraron hace semanas una reunión para plantearse el futuro de este organismo. Organismo que se rige por un convenio que concluye el mes que viene. Dudan si dar por terminado el consorcio, mantenerlo o replantear su actividad.
Desde que tengo uso de razón no he conocido a nadie que esté en contra de que la coordinación interinstitucional en nuestra provincia. Para evitar solapamientos. Para abordar entre todos proyectos de mayor enjundia. Dejando de lado rivalidades. Olvidando si una institución pertenece a tal o cual partido. Pues bien: “Cultural Álava” ha sido el único intento serio en ese sentido. La labor era –y es- difícil. Porque conseguir que “la trinidad de la cultura local” camine en una misma dirección es una tarea de titanes. Así que no nos engañemos: si el organismo baja su persiana no es un fracaso de Cultural Álava. Es un fracaso de las instituciones implicadas. Una lástima… otro tren perdido.