17.12.07

SUPERWOMAN

Corren vientos fríos. Pero no sólo por nuestras calles. Y uno mismo se aburre al hablar de ello. El otro día, en mi blog -en respuesta a una columna mía que hablaba sobre la sugestiva exposición de Elliot Erwit- un lector escribía “Seguramente sería más interesante tu columna si la dedicaras a hacer crítica seria de las exposiciones de la ciudad, como haces en ésta con la de Erwit. Es una pena que no haya en la prensa local alguien capaz de hablar con criterio de fotografía.” De verdad: me encantaría comentar exposiciones en este espacio. O en otro. Porque creo que es necesario explicar al ciudadano, y con argumentos claro, qué exposiciones pueden ser relevantes. Y más aún en una ciudad en la que las muestras expositivas brotan como champiñones. Porque tener un referente crítico delante de nosotros siempre es necesario. Referentes cercanos sobre cine o sobre literatura abundan. Pero con el arte, incomprensiblemente, eso no sucede. No aquí.

Y a penas hablo de muestras locales porque creo que hay en Vitoria asuntos más urgentes sobre los que discutir. Aun a riesgo de hastiar al lector. Me interesa más generar debate sobre el carpetazo al Festival de Cine Europeo (NEFF). O sobre esa bajada de persianas de Cultural Álava. Acerca del asunto NEFF, hoy me ha llegado una misiva de unos ciudadanos para que la firmase. Demandando que el festival siga desarrollándose como hasta ahora. “Queremos cine”, reclaman. Y uno no sabe qué decir. Porque nadie nos explica nada. Así que lo único que nos queda es leer la prensa. Y así nos enteramos de que no hay una comunicación oficial del cierre del Festival. Lo que sí sabemos es que el paraguas NEFF nació en el área audiovisual de Montehermoso. Y en un contexto abonado por unos objetivos claros y definidos. Y ahora parece ser que esos objetivos han cambiado, que se deshace el paraguas y se recupera el área de audiovisuales del Centro. Pero lo que nadie nos resuelve, es por qué y para qué. Con información podemos criticar, valorar, dar opiniones. Sin ella estamos siempre en el plano de la especulación. ¿En qué consiste la nueva área? ¿Qué objetivos tiene? ¿Qué presupuesto, etc...? Sinceramente: no lo sé. Y el motivo es muy sencillo: falta de información. Y es responsabilidad de la concejala de Cultura aportárnosla. Pero la concejala de cultura no es sólo concejala de cultura. Es un trozo de concejala de Cultura. Porque es también concejala de Presidencia y segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento. No creo que nadie pueda ocupar tres cargos públicos sin que se resienta su labor en alguna de las áreas de la que es responsable. Aunque sea una mujer y no un débil hombre. Y perdón por el chiste. Pero hace tiempo que dejé de creer en superhéroes sean del género que sean.

Quiero pensar que ese es el problema que estamos viviendo. Porque si no estamos asistiendo a un ocultamiento de datos. O peor: no tienen ni idea de lo que se traen entre manos.