24.5.08

¿REPLAY?

Se va a convocar un concurso para cubrir la plaza de dirección de Artium que quedará vacante en breve. Por otra parte, desde el Departamento de Cultura de la Diputación ha emplazado a los artistas locales para que llenen de contenido tres de sus, ahora, erráticas salas expositivas: Sala Amárica, Casa de Cultura y Archivo Provincial. Una treintena de artistas sentados frente a la Diputada de Cultura. ¿Cómo acabará esto? El tiempo lo dirá. Estamos viviendo por lo tanto, en el terreno cultural, un momento complejo. Muy similar, salvando las distancias, al de hace siete años cuando se cerró la Sala Amárica y se abrió Artium. Lo que ahora se decida influirá, a corto y largo plazo, en nuestro deteriorado ecosistema cultural. Como lo que se decidió hace siete años nos ha afectado hasta el presente a todos. Tenemos ahora una segunda oportunidad. No caigamos en los mismos errores.
Leyendo las declaraciones del, todavía, director de Artium vertidas en la rueda de prensa que convocó el nuevo centro Tenerife Espacio de las Artes (TEA), centro que va a dirigir en breve, me dieron ganas de llamarle para suplicarle que no se largue de Artium. Porque nuestro director declaró en tierras canarias que “no quiere un proyecto personalista sino que debe tener carácter social, democrático y crítico”. Y que quiere “aportar sus conocimientos en lo que espera que sea un proyecto de todos cuantos trabajen en TEA, pues necesita de sus ideas e ilusiones” Para finalizar diciendo que “contactará con los agentes artísticos y culturales para explicar el proyecto y hacerles saber que espera contar son su colaboración”. ¡Ojalá hubiera declarado eso en Vitoria hace siete años!. Entonces nos vendió un programa de corte “mundialista” A modo de ejemplo: el otro día el galerista de la única galería de arte contemporáneo afincada en Vitoria declaraba en prensa que el director de Artium nunca había visitado su espacio en esos siete años. En cualquier caso creo que la mayoría de las personas que nos mostramos preocupadas por el discurrir de la cultura deseamos a alguien que coordine Artium en base a las claves que menciona ahora el futuro ex de Artium; diálogo con los agentes culturales locales, espacio crítico y trabajo en equipo.
En los nuevos modelos de centros de arte la mirada hacia lo local comienza a proyectarse con creciente interés. Porque en una sociedad engullida por la globalidad necesitamos espacios en los que se trabaje lo cercano y lo social. Dos términos siameses. Por eso nuestro actual director de Artium ha abandonado ese discurso marcadamente “internacional” con el que vino a Vitoria para defender otro más actual: el que tiene en cuenta a la comunidad en el que se inserta. Ahora necesitamos un nuevo director que valore y abone nuestro débil ecosistema cultural. A la vez que lo ponga en comunicación con otros cercanos y distantes. Trabajando por nuestra comunidad y no “trabajándose” su carrera.