17.6.08

ERROR 404

El mensaje de error 404 o "No Encontrado" aparece al navegar por Internet cuando el servidor no localiza la página que le solicitamos. Y es el título de una exposición: la fotógrafa Ana Nieto ha volcado la información alojada en su página "web" en las paredes de Zuloa antes de renovar su "website", convirtiéndose así el espacio expositivo en un "servidor offline". Habitualmente los espacios virtuales sirven como lugares de catalogación de obras reales. Pero en esta ocasión el proceso es de orden inverso: es el espacio real, la sala de exposiciones, la que funciona como catálogo de una obra alojada en la virtualidad. Y es así como podemos ver, desde este viernes, varias series fotográficas de clara raíz documental realizadas por Ana a lo largo de diez años, en cuatro países, en siete ciudades. Y este hecho, el de residir en diferentes paisajes urbanos durante periodos de tiempo no superiores a tres años, vertebra todo el trabajo expuesto en Zuloa . Porque cuando visitas un país casi todo te sorprende, porque no eres de allí, porque no has crecido en ese contexto. Hasta el cielo es diferente y el modo en el que el sol ilumina las calles y personas. Aunque lleves en ese país meses, siempre te llamarán la atención ciertos individuos, objetos, modos de vida… aunque los veas a diario. ¿No es ese fenómeno el que nos empuja a viajar, más que el impulso por conocer otras culturas?
El síndrome “ojo del turista” no deja de ser un pasajero síndrome “ojo del artista”. Porque el artista es capaz de mantener esa visión ingenua -de extrañamiento, de turista- siempre. Incluso ante la cotidianidad que todos dejamos de ver porque nos cala absorbiéndonos. Y así acabamos confundiéndonos con el paisaje en el que vivimos. Por eso es necesario viajar: para desprendernos de ese contexto que se nos ha pegado a la piel. Y necesitamos fotografiar esas vivencias para reafirmarlas. Porque la fotografía otorga eternidad a las experiencias. Como dijo Zola “no se puede decir que se ha visto algo hasta que no se ha fotografiado”
Y las fotos que podemos ver en Zuloa se exponen en bloques sin seguir ningún orden cronológico. Puro zapping visual en el que cada imagen salta a su antojo de retrato a paisaje, de país a país. La fotografía de Ana no se atiene a ninguna norma estilística: una imagen puede estar perfectamente encuadrada e iluminada y la siguiente ser un “snapshot” sobreexpuesto o una vieja foto de un álbum familiar. Se diría que todo cabe aquí, que la autora va encuadrando momentos y sensaciones, utilizando las herramientas que se le antojan en cada caso.
Tras su regreso a Vitoria, su ciudad natal, hace más de un año, el cambio en el modo de fotografiar y en la elección de sus sujetos es inevitable ya que al jugar en casa el factor "ojo de turista" desaparece. De ahí que al finalizar esta exposición el contenido de su web será reemplazado, convirtiéndose durante un tiempo en un "Error 404". Aunque subsistirá el efecto “ojo del artista”.