15.12.08

PÍLDORAS


La asociación de dibujantes de cómics “Atiza” presentó el otro día sus actividades para este último trimestre. Rebobinemos: esta asociación anunció hace meses que bajaba la persiana del festival anual “Crash Cómic”, evento que, desde hace un lustro, tenía lugar en Vitoria. Evento dedicado a la historieta que nació con el propósito de arrojar una mirada reflexiva sobre el medio del cómic. Desde el primer Crash, en 2003, Atiza apostó por crear una línea de actividades marcadamente culturales. Y con ese convencimiento éstas se desarrollaron bajo el formato de festival, pero lejos del trillado sendero ferial recorrido por todos los demás festivales. Queriendo así subrayar una realidad: el cómic es un producto cultural equiparable al resto de las prácticas artísticas (cine, teatro, literatura). Por lo tanto, debería ser divulgado bajo un formato digno. Pues normalmente los eventos relacionados con el cómic, incluso con el libro, son bastante “barraqueros”. Y así “Crash Comic 03” trató las relaciones existentes entre los dibujantes actuales y los de la “escuela Bruguera” de nuestra niñez. En 2004 Crash puso en marcha un intercambio cultural con la ciudad de Buenos Aires: dibujantes argentinos vinieron a Vitoria para mostrar sus trabajos, y dibujantes de por aquí viajaron hasta la capital argentina con el mismo propósito. En 2005 Crash acomete un profundo estudio del cómic realizado en Álava en las tres últimas décadas. En 2006 este estudio se extiende a todo el País Vasco. Y en 2007 se dedica el festival a las mujeres creadoras en el cómic.
La realidad es que Crash fue menguando paulatinamente, pues cada edición contaba con menos apoyos. Se constaba así una realidad: no se entendía, ni se entiende, que el cómic es un medio legítimo, y que nuestra ciudad aloja el mayor índice de dibujantes y guionistas por habitante del Estado. No aprovechar ese potencial, es absurdo.
Por esa razón ahora Atiza reinventa Crash, con el apoyo en solitario del Gobierno Vasco, creando un marco más flexible que permita desarrollar actividades de promoción de la historieta sin estar sujetos al formato de Festival. Y así Crash muta, porque a partir de ahora Atiza apuesta por las “Píldoras Crash”: actividades sobre el medio historietístico que se programan durante el año, dúctiles y abiertas a la colaboración de otros colectivos e instituciones. Estos días los de Atiza han puesto en marcha una campaña de animación a la lectura de cómics por medio de un cartel dibujado por el historietista alavés Kini. El cartel lleva el lema “Lea cómics”. Y viajará al Salón de Cómics de Getxo y a la feria del libro de Durango. Por otra parte han convocado el Concurso de Cómic Juvenil Crash bajo el amparo del programa de ocio nocturno Gauekoak. Y editarán un libro que recoge 100 portadas de la revista TMEO. Píldoras, todas ellas, que quieren servir para “vitaminizar” y “mineralizar” el débil medio comiquero
.