8.3.09

FANTASMA

Montehermoso tiene goteras estos días. Pues le llueven críticas lanzadas desde la oposición. Hasta ahí, bien: es positivo que se critiquen desde diversos ámbitos las gestiones de los equipamientos culturales públicos. Pero las críticas, los argumentos esgrimidos en ellas, también pueden ser objeto de crítica.
Decir que en Montehermoso "es fácil ver luces encendidas varias noches seguidas así como puertas abiertas y otros detalles que ponen en tela de juicio la actual gestión" suena a crítica cinematográfica. De película de terror. Si eso es cierto, es de rigor llamar a los "cazafantasmas". Porque quizá tengamos un fantasma en dicho centro. El de algún artista vitoriano nunca expuesto en vida, tal vez, que vaga por las salas del lugar haciendo de las suyas. En serio: el problema que tenemos en el campo de la cultura local es que no se dan las críticas con fundamento. Habrá que ver si la recientemente creada Asamblea Amárica se ocupa de ello. Ya que es perentoria una crítica que surja del propio seno de la cultura. Porque las críticas de los políticos son predecibles: siempre quieren más público, más usuarios, más consumidores culturales. Ansían millones de visitantes. Y a eso le llaman "rentabilizar socialmente el centro". Como si la rentabilidad social de un equipamiento consistiera en las cantidades y no en las calidades. Una vez más se busca rentabilizar un equipamiento cultural a golpe de números. La educación y la cultura no se miden así, señores.
Ponen como ejemplo a seguir por Montehermoso la exposición de Sorolla en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Exposición muy visitada. Para museo ya tenemos el de Bellas Artes, señores. Muy abandonado, por cierto. Pero Montehermoso no es un museo... En fin, si desean más gentío conviertan a Montehermoso en un parque de atracciones, regalen abundante vino y viandas, y lo tendrán lleno. Pan y circo, como en la Roma clásica. Una vez más persiguen la resonancia mediática. No desean, señores, generar tejido cultural, pensamiento, cultura, sino consumidores agradecidos que les voten.
Estamos en época de elecciones. Época en la que los diversos partidos que presentan a las elecciones usan cualquier excusa para lanzarse piedras unos contra otros. Y estas críticas sobre la gestión de Montehermoso parecen formar parte de ese infantil juego. Porque no hay argumentos de peso en ellas
Lo que sí es criticable es la delegación de responsabilidades que está efectuando el departamento de cultura en Montehermoso desde su cambio del equipo gestor. Porque si han apostado por un centro de estas características –muy especializado, dedicado al género- el resto de los programas que antes se llevaban a cabo en Montehermoso deberían de realizarse fuera de él (cine, audiovisuales, tejido local...) O las asume el departamento de cultura del ayuntamiento u otras infraestructuras públicas de la ciudad. Coordinación, por favor. Y critiquen con fundamento.