9.9.09

PRINCIPIANTES

El joven y moderno fotógrafo Colin se enamora de la aspirante a diseñadora de moda Crepe Suzette, pero ella sólo está interesada en su propia carrera. Entonces Colin intenta ganarse su afecto haciéndose famoso. Pero mientras tanto, las tensiones raciales en el barrio londinense de Colin se están caldeando... ¿Qué estoy contándoles? La sinopsis de una película: “Principiantes” (“Absolut beginners”). ¿Y a cuento de qué? De que mañana se inaugura una sugestiva exposición colectiva que lleva el nombre de dicha película. Y esa coincidencia no es fortuita, pues la muestra toma dicho film –o más bien su espíritu- como telón de fondo. Y sobre ese telón cinco artistas jóvenes y un escenógrafo han ideado un interesante proyecto colectivo –en clave de arte contemporáneo- orquestado por la comisaria afincada en Vitoria Nekane Aramburu.

Los artistas que participan en la exposición pertenecen todos a una nueva hornada de creadores vascos nacidos entre 1976 y 1986: el dúo Anamnese, Karmelo Bermejo, Daniel Mera con la colaboración de Arcadi Ballester, Ana Nieto y Daniel Llaría. Todos ellos fueron seleccionados a partir de la convocatoria de Inmersiones promovida por el Proyecto Amárica en diciembre del pasado año. Si la idea de “Inmersiones” era hacer visible el arte joven y cercano parece ser que esta iniciativa empieza a dar sus frutos.
Como cómplice, el escenógrafo Francisco Javier Larreina hilvana el recorrido de la sala huyendo de la idea de compartimento estanco que acompaña habitualmente a las exposiciones colectivas y plantea un acercamiento más compacto, más vertebrado, a la muestra. Absolute Beginners trata, en definitiva, de construir en complicidad con los autores y sus trabajos una gran ficción cuyas historias se entrecruzan, contaminan, enriquecen o incomodan, componiendo así una especie de relato "novelistico". Un relato que se construye a traves de las obras expuestas, pues sus lecturas se entrecruzan. Y la selección de los artistas ayuda a que esto sea así: todos ellos indagan con sus proyectos en los límites de lo real y lo imaginario.En definitiva: una sustanciosa muestra que visitar. Podemos acercarnos a ella hasta el día tres de septiembre. La cita es en la sala Amárica. Un sala que es pública pero que se gestiona “desde fuera” por el colectivo de artistas “Asamblea Amárica”. Un colectivo que, dicho sea de paso, está dando bastante que hablar –bastante y bien- fuera de las altas –e invisibles- murallas de nuestra ciudad. Tanto es así que recientemente desde el Observatorio Vasco de la Cultura del Gobierno Vasco han considerado al Proyecto Amárica como un ejemplo del uso de las buenas prácticas en el campo de la gestión del arte y de la cultura. Conclusión que publicarán en su publicación electrónica “Kulturkaria” del mes de julio en la que van destacar el carácter participativo del proyecto y el interés de esa gestión compartida de las tres salas expositivas por parte del colectivo de artistas y la Diputación.