1.3.10

ARTE PÚBLICO

En Madrid, y hasta finales de mes, se desarrolla una ejemplar iniciativa en torno al arte público: ocho intervenciones -elegidas de entre un total de 580 proyectos presentados al concurso organizado por la asociación “Madrid Abierto”- dialogan, interactúan, con los ciudadanos que pasean por las calles de Madrid. Pero no estamos hablando de situar objetos, esculturas, “monumentos” en espacio públicos, no. Hablamos de una serie de actividades con las que se construyen pequeños foros públicos que posibilitan el encuentro entre ciudadanos alrededor de una idea generada por un artista. ¿De qué estoy hablando? Quizá lo mejor sea describir alguno de los proyectos que podemos “vivir” estos días en las calles de Madrid.
El proyecto, Time Notes, de Gustavo Romano consta de una “oficina móvil” que recorre las calles del centro de Madrid y de una “oficina fija” instalada en la Casa de América. El público puede obtener en esas oficinas una indemnización en “billetes”, pero no en billetes de dinero, sino de tiempo, a cambio de las horas, semanas, meses que han perdido a lo largo de su vida. La cantidad de tiempo perdido –a causa de circunstancias ajenas a la voluntad del afectado, como una matrimonio frustrado, un trabajo insatisfactorio… - les será restituida con un “billete temporal” en cuyo reverso se escribe la causa de dicha pérdida.
El proyecto, Huert-o-Bus, de Lisa Cheung toma forma de “jardín ambulante”. Éste “jardín” realiza paradas en puntos clave de distintos barrios de la ciudad de Madrid para educar a la gente y promover la jardinería en espacios urbanos, tanto públicos como privados. El jardín-bus alberga en su interior una pequeña plantación, utensilios, información… y sirve como punto de encuentro para el vecindario realizando al tiempo talleres y actividades diversas.
El proyecto Hucha de deseos, de Susanne Bosch a través de un dispositivo de recolecta de pesetas ubicado en una plaza del barrio de La Latina, pretende recoger la mayor cantidad de las viejas monedas que la gente tiene en su casa, depositándolas a cambio de un deseo: qué realizar con el dinero recaudado para mejorar el barrio. El 20 de febrero se hará recuento de las pesetas recaudadas y serán llevadas al Banco de España para ser canjeadas por euros. El 27 de febrero de 2010 todo aquél que quiera tomar parte en el grupo de toma de decisiones, está invitado a asistir a un evento Open Space en el Círculo de Bellas Artes. Este evento tendrá lugar para decidir, de modo colectivo, que ocurrirá con esas pesetas y en qué modo este dinero desempeñará su labor práctica. Este proyecto brinda la posibilidad de formar parte de un proceso colectivo de decisión.
Ojalá el espíritu de esta iniciativa viaje hasta Vitoria. Para que dejen de llenarnos las calles con “monumentos”. Porque lo que se necesita es reactivar el espacio público, ese espacio que es de todos, creando lugares en los que se pueda dar cierta reflexión sobre el espacio urbano en la que vivimos.