19.5.10

BASURA

En una de sus obras, allá por 1912, Picasso pegó un trozo de hule. El estampado de este material simulaba la rejilla de una silla. Desde entonces se considera esa obra, “Naturaleza muerta con silla de rejilla” se llama, como el primer “collage” de la historia del arte. Aunque otros dicen que fue George Braque -con su obra “Tête de femme” (1912)- el primer tío que se atrevió a poner un pedacito de nuestra mundana realidad dentro una obra de arte. No obstante, Juan Gris, por aquellos años, también andaba “tirando de pegamento” utilizando diversos materiales encontrados. En cualquier caso, poco importa quién fue el primer artista que introdujo trozos del entorno cotidiano dentro de sus trabajos. Lo relevante del asunto en cuestión es que con la utilización del “recurso pegamento" ciertos materiales que hubieran probablemente acabado en la basura -materiales que pululaban por los estudios de los artistas- empiezan a forman parte de las obras. Y no sólo eso: “tirar de pegamento” es sólo un medio para llamar la atención sobre el mundo que nos rodea, incitándonos a ver, a valorar, nuestra realidad más cotidiana de otra manera. Y desde aquellos años, la realidad, sus objetos, las cosas que nos rodean, han estado presentes en la historia del arte. Vanguardias históricas como el futurismo, el dadaísmo, el surrealismo, el expresionismo, el arte póvera, el pop… no serían las mismas si no hubiesen incorporado esos humildes elementos extraídos de la realidad en sus producciones artísticas. De repente esos objetos introducidos en las obras ya no son los mismos pues los contemplamos de otra manera.¿Es preciso ver un trozo papel pintado pegado a una obra para que lo tomemos en consideración? Quizá sí. En el fondo el arte nos hace ver lo que ya tenemos a nuestro alrededor. Lo que miramos sin ver. Una forma de constatar que el arte está en la mirada del artista y en la mirada del espectador. Y no en el propio objeto artístico. El objeto es sólo el camino en el que convergen esas miradas. Si una de ellas falla, el arte no se da.
Y hoy se inaugura una nueva exposición en la sala alternativa Zuloa. Se trata de una muestra colectiva en la que participan nueve personas: Izaskun Álvarez Gainza, Iban Arróniz, Nalúa Barco, Braun, Neftalí Campo, Ernesto Iriarte, Jokin Lara, Eva López y Koko Rico. Todos ellas comparten un par de características comunes: tienen una vinculación de proximidad con nuestra ciudad y en su trabajo gustan por utilizar materiales de desecho. El pasado lunes visitaron todos ellos el Garbigune, un depósito alternativo de residuos del ayuntamiento, situado en la avenida de Los Huetos. Fueron a la búsqueda de ciertos materiales que les han servido de materia prima para realizar una serie de obras de carácter efímero. Esos materiales que iban a ser destruidos, retornan a la cadena de producción del ser humano. De materia de desecho, vuelven a ser material prima. Han sido “amnistiados”. El resultado de todo ello, repetimos, puede disfrutarse en la sala Zuloa. Pasen y vean.