16.10.10

ARTISTAS OBREROS

Mis columnas las escribo los miércoles. Es decir: hoy es miércoles para mí. Día de la Huelga General. Y estoy escribiendo esto. Trabajando, por tanto. De verdad que me gustaría haber hecho huelga: no me gusta nada como funciona este sistema en el que vivimos. Sea laboral o social. Y una huelga me parece una muy buena opción para expresar el descontento. Aunque, claro, sé muy poco del sistema laboral. Para empezar no sé si soy un obrero o un empresario. Llevo veintitantos años “trabajando” como artista. A salto de mata. Nunca he tenido unas vacaciones pagadas por nadie. Ni una baja laboral. Ni ocho horas de trabajo al día. Más bien el trabajo no acaba nunca… Y no soy un “rara avis”. En este país hay mucha gente como yo. Gente que no quiere ser “obrero”. Que no quiere tener jefes. Pero que tampoco quiere ser empresario. Que no quiere tener empleados. ¿Somos autónomos, por tanto? Un autónomo es un empresario individual… En fin, me gustaría hacer huelga contra este sistema basado en “empresarios”, “obreros”, “autónomos”… Me gustaría que cada persona pudiera trabajar en lo que quisiera. Porque si te gusta el trabajo que haces, todo cambia. El trabajo deja de ser trabajo. El dinero que cobras importa menos mientras llegue para cubrir lo básico. Así que al que hace un trabajo duro habría que pagarle más que a uno que disfruta con lo que hace. Pero, claro, entonces nos encontraríamos con personas cobrando distinto por realizar un mismo trabajo en una misma empresa. Porque lo que para unos es un disfrute para otros es una condena. ¿Qué sistema laboral regula eso? Imposible.
A mí me gustaría hacer huelga por la situación de los que no tenemos “situación laboral”. Porque no tenemos la opción de parar, de tomarnos un mes de vacaciones a cuenta de la empresa. Porque no hay empresa. Otros hacen lo mismo que nosotros. Pero amparados por una institución. Pero nosotros nunca trabajamos dentro de la institución. Porque elegimos estar fuera de ella. Eres más libre. Aunque fuera hace frío, muchas veces. Y otras te mueres de calor.
Pero otros lo tienen más claro que yo: los artistas son obreros. La Unión de Actores, colectivos universitarios y distintas asociaciones del espectáculo secundaron la huelga general ante los “vaivenes y recortes presupuestarios” a los que está expuesto el sector cultural. Y criticaron que “solo se les llame para cuando necesitan la foto”.
“Esta es también una huelga de la cultura porque hay una reforma laboral que nos afecta”, No obstante, aclararon que esta convocatoria “no es contra un partido político” en particular, sino que señalaron que los distintos gobiernos generales, autonómicos y locales “no lo saben hacer en lo que se refiere al papel de la cultura”.
Por ello, la Unión de Actores apostó en su manifiesto por un “modelo cultural y social”, puesto que la cultura “no es un adorno” y representa hasta el 4% del Productor Interior Bruto (PIB) de este país. “Queremos ser el ‘Producto Interior Culto’”, reclamó al respecto Bosso. Ahí queda eso.