19.11.11

ECOCULTURA

Hoy a la tarde, en la sala Amárica, una serie de creadores, diseñadores se reúnen para reciclar los rótulos, carteles… que se han ido acumulando durante estos años en este espacio expositivo. Y la idea que tienen al juntarse es la de adaptar ese material para que sea empleado en una actividad que arranca el sábado en la sala Amárica: “Inmersiones”. Puede parecer ésta, la del reciclaje, una idea un poco manida, pero, si nos paramos a pensar un poco, tiene su miga. Porque con dicha actividad se está hablando de algo que en los tiempos que corren es fundamental para la supervivencia de la cultura: su sostenibilidad. De verdad que no hay que gastarse grandes sumas de dinero para poner en marcha un proyecto. Ni grandes centros culturales, ni grandes departamentos de cultura. Durante estos años la Asamblea Amárica nos ha dado a todos una lección sobre ello. Pero curiosamente, siendo el suyo el proyecto más sostenible, más participativo, la actual diputada de cultura lo ha borrado del mapa de un plumazo. Pero no nos desviemos y prosigamos hablando de este “Inmersiones”. Este año el tema de Inmersiones es la “Ecocultura”. Un término acuñado para la ocasión que tiene como objetivo central “sembrar” en la sala Amárica un repertorio de posibles “semillas” que fructifiquen en futuras actuaciones entorno al arte y la naturaleza que puedan ser desarrolladas en Vitoria-Gasteiz, trazando conexiones entre ecosistemas naturales y culturales. Y así, por ejemplo, durante este fin de semana cualquier ciudadano puede acercarse a la sala Amárica para pergeñar una obra colaborativa. Para darle forma, desde el “grupo motor” de “Inmersiones” se lanzó hace unos días una convocatoria que rezaba así: “En el marco de la filosofía de "inmersiones 2011" dedicado a la "ecocultura", desde el grupo motor de "Inmersiones" convocamos a los ciuadadan@s a traer a la sala Amárica, durante los días 19 y 20 de noviembre, sus "mascotas vegetales". Con la suma de estas aportaciones individuales construiremos una obra colectiva: un pequeño ecosistema natural que hay que cuidar, regar. También entre tod@s para que no enferme” La actividad tiene por nombre “Vergel de mascotas vegetales”. Y también tiene su intríngulis. Pues pone sobre la mesa, de manera un tanto metafórica, un asunto de vital importancia para todos nosotros: que la cultura, la creación, el arte, son producto de la sociedad. Pues todos aportamos, o podemos aportar, algo al fenómeno cultural. Me explico: si nadie leyese un libro, nadie mirase una obra de arte, la cultura no existiría. Un congreso de artistas, una exposición de dossieres, un mapeo de huertos urbanos, una recogida de firmas para que las instituciones realicen compras ecológicas... son también algunas de las otras actividades que ya están en marcha en la sala Amárica; pues este "Inmersiones" es como una planta que irá creciendo conforme pasen los días. Pero es fundamental que el ciudadano riegue dicha planta. ¿Cómo? Participando.