6.2.12

NO FUTURE

Después de la desaparición del Proyecto Amarika y de Krea, Montehermoso ve reducido su presupuesto en un sesenta por ciento y Gauekoak –ese programa nocturno y juvenil de ocio y cultura- en un ochenta. Y todo esto sucede mientras nuestro Ayuntamiento se empecina en aportar por otras actividades que rayan la frivolidad más absoluta. Por ejemplo: el caso del Festival de televisión que incluso hasta incrementado su presupuesto. Más dinero público para pagar a los famosos de las teles privadas buenas comidas y buenos hoteles. Parece ser que nuestro ayuntamiento no distingue entre un evento celebrativo o un proyecto con base social gestionado por jóvenes. Para ellos la cultura es toda igual: mero espectáculo.

En época de crisis, hay que saber dónde se aplican los recortes. El buen criterio tiene que guiar las tijeras. Gauekoak es un proyecto gestionado por nuestros jóvenes. Más de veinticinco colectivos participan en su organización. A través de un equipo de trabajo que está a pie de calle se visita a los jóvenes en sus lugares de reunión. Se observa qué están haciendo, cuáles son sus intereses más positivos. Y se les apoya para que se organicen, para que pongan en marcha esas actividades que a ellos les resulta complicado desarrollar en solitario. Y los chavales saben que no están tratando con la institución, sino con gente que se dirige a ellos de tú a tú. Gauekoak es, por tanto, una herramienta útil. Si unos jóvenes que empiezan, por ejemplo, en el mundo de la música, quieren tocar por primera vez en un centro Cívico, Gauekoak le despeja y allana el camino. Para que no se pierda entre trámites burocráticos. Y recibe a cualquier colectivo que quiera presentar sus propuestas en un local alejado de la institución, moderno, actual… Por eso este año el Plan Nacional de Drogas ha ingresado en nuestras arcas municipales 110.000 euros. Vitoria, ahora mismo, es la ciudad del Estado que más dinero ha recibido de este Plan. Por el programa “Gauekoak”. Pero el Ayuntamiento, sin previo aviso, decidió el mes pasado recortar un ochenta y tantos por ciento su aportación a Gauekoak. Esta decisión ha sido como un torpedo disparado a la línea de flotación de la Federación de Asociaciones Gauekoak. Hace escasos días su Junta Directiva dimitió e incluso la Federación estuvo a punto de disolverse. ¿Qué pasará el año que viene con esa aportación del Plan Nacional de Drogas? Posiblemente mengue de manera drástica. Con lo que el ahorro de este año se convertirá el año que viene en una reducción de ingresos. Y es que antes de tirar de tijera hay que estudiar qué ayudas que vienen de fuera del Ayuntamiento están vinculadas a ciertos proyectos.

Con un paro en crecimiento, nuestros jóvenes pueden elegir entre desesperarse y adoptar posturas negativas o avanzar hacia las positivas. Y para eso necesitamos a Gauekoak. Pero el mensaje que lanza el Ayuntamiento a los jóvenes ahora es: “No future”. Y con ese mensaje, volverá el “punk a las calles.