9.4.12

HUMOR

Esta semana ha fallecido con 93 años, el dibujante de humor –y gran fumador, dicho sea de paso- Mingote, uno de los decanos del humor gráfico en este país. En 1967, “Prensa Española” creó un premio que lleva el nombre de este autor para reconocer los trabajos de humor y periodismo gráfico realizados en España. Tras una larga trayectoria el artista fue nombrado miembro de la Real Academia y pasó a ocupar el sillón "r" en 1988. De esa manera Mingote se convirtió en el primer humorista gráfico en formar parte de dicha institución. Mingote era un artista de reconocida sensibilidad de derechas, todo hay que decirlo, publicando en el periódico ABC desde 1953, pero antes también luchó contra la censura desde las páginas de “La Codorniz “durante siete años. Esta revista, fue, sin duda alguna, el semanario de humor gráfico de más repercusión y fama del siglo XX en España. En sus buenos tiempos llegó a vender 80.000 números semanales. “La Codorniz” demostró en muchas ocasiones su perspicacia para hacer equilibrismos con la censura del régimen franquista rozando muchas veces el límite de lo permitido. Por ejemplo: una conocida burla de la revista a las altas esferas de dicho régimen tuvo lugar cuando el nieto de Franco se cambió el orden de sus apellidos para poner en primer lugar el heredado por su abuelo. A raíz de eso, en el número de esa semana, La Codorniz cambió su cabecera por “Codorniz la (nosotros también tenemos derecho)”, mofándose así del nieto de Franco. Y una anécdota relativa Antonio Mingote: éste añadió a la expresión "Reserva espiritual de Occidente", muy usada por Franco, la coletilla "con tapón y rellenable" en uno de sus chistes que publicó en la revista. Por aquella burla el dibujante fue citado a juicio acusado nada más y nada menos de ultraje a la nación, pero al final al autor no le sucedió absolutamente nada porque, según declaró él después, "el juez era un hombre razonable".

Hoy, el «Premio Mingote» es uno de los premios nacionales más prestigiosos en ese ámbito, reconociendo la labor de humoristas, ilustradores y fotógrafos que insertan sus obras en los periódicos nacionales. Periodistas que retratan la realidad en la prensa utilizando imágenes. Pero artistas, al fin al cabo, ya que no sólo reflejan la realidad, sino que opinan sobre ella muchas veces de una manera crítica.

Y aunque que el humor gráfico es hoy en día uno de los géneros periodísticos más maltratados, la realidad es otra, pues la mayoría de los lectores de cualquier periódico del mundo pasan raudos sus páginas buscando aquel chiste que sepa reflejar con humor e ironía la noticia destacada del día. Pues el humor nos sirve a todos como una válvula interna de seguridad, permitiéndonos liberar tensiones, olvidar las preocupaciones, relajarnos un poco y, en definitiva, olvidarnos de todo. Y si éste humor se combina con arte e inteligencia, el producto resultante es un bálsamo eficaz para sobrellevar mejor nuestro día a día.