17.5.12

25 AÑOS

La revista de comic de humor TMEO –que, dicho sea de paso, tiene su sede en nuestra ciudad- cumple el mes que viene veinticinco añitos. Para celebrar este aniversario, el colectivo que pergeña dicha publicación, está preparando en estos momentos un número especial de cien páginas. Un número en el que colaboran, a modo de homenaje, la flor y nata del cómic del humor vasco y español.

Que una editorial dedicada a la historieta sobreviva 25 años sin ningún tipo de ayuda institucional, con un sistema de gestión asambleario, y tirando fundamentalmente de una furgoneta y de un carrito de la compra para su distribución, es todo un logro.

¿Y qué se puede decir del TMEO que no sea haya dicho ya? Difícil tarea.

Recapitulemos: TMEO es una revista de historietas de periodicidad bimestral. Se fundó en Pamplona en 1987 para pocos años después trasladar su sede a Vitoria. Desde sus comienzos la editorial TMEO se ha caracterizado por su espíritu rebelde que lo aleja de lo “políticamente correcto”. El estilo del TMEO se puede resumir en cuatro palabras: humor hiriente y economía gráfica. Un estilo inconformista que da el contrapunto a la visión de la realidad aportada por los medios tradicionales. Y así sus páginas han ofrecido a los lectores algunas de las reflexiones más nihilistas y cínicas paridas en el País Vasco. Reflexiones que refrescan un entorno cultural comprimido por la dictadura de ese pensamiento único que promueven los “mass media”.

El conjunto de circunstancias sociales y humanas que posibilitó el germen y rápido asentamiento del sello TMEO es insólito, pues es específico de un lugar y de un momento determinado: el País Vasco en los agitados años ochenta. Y su supervivencia hasta este momento se debe a que, ya desde su primer número, la revista empleó con decisión dos recursos que posibilitaron una independencia monetaria e ideológica. Recursos que hoy en día utiliza cualquier fanzine que se precie: una distribución alternativa (en modestos pero abundantes puntos de venta: bares y librerías) y una publicidad económica (bares y pequeños comercios). El nombre de la revista proviene de un juego de palabras con la clásica revista de historietas española TBO y el verbo "mear" (en el logotipo de la revista se ilustra esta misma idea). TMEO sigue rompiendo esquemas. Sus agudas y ácidas páginas han arrancado carcajadas, y también reflexiones, a un público entregado abierto de miras, no necesariamente lector de cómics, labrándose un camino no exento de polémicas.

Fundado para reunir, en un principio, a un variado grupo de dibujantes cultivados en los prolíficos años 80 tiene actualmente como meta editorial servir de plataforma a autores que no tienen espacio en sellos profesionales por razones de toda índole.

Teniendo en cuenta que los beneficios nunca han alcanzado para pagar a los colaboradores por su trabajo, el TMEO es un fanzine, pero tiene una difusión y un peso social mayor que muchas revistas. ¡Feliz cumpleaños, TMEO!