22.9.12

VACUIDAD

En pleno centro de Vitoria se sitúa desde 1996 la sala de la Fundación Caja Vital. Un espacio gestionado por la obra social de dicha entidad. Una entidad sin ánimo de lucro que, aun siendo empresa privada, se beneficia -esgrimiendo la bandera de sus fines sociales- de un benévolo trato fiscal por parte de lo público. Por otra parte, la sala, por su situación privilegiada, es quizá el espacio cultural más visitado de nuestra ciudad. Sería de rigor, por lo tanto, que las exposiciones que se desarrollaran en él cumplieran los fines sociales, culturales marcados por la propia Fundación. En concreto, sobre esta sala, podemos leer en la página web de la Fundación lo siguiente: “…prestando especial atención a la creación artística contemporánea y contribuyendo al conocimiento, documentación y divulgación histórico-revisionista del trabajo de personalidades del panorama local, regional, estatal e internacional.” Pues bien, ni una mota de este espíritu se refleja en la exposición que ahora mismo podemos visitar en la sala. Hablamos de: “Made in USA”. Es una lástima que, según datos de la organización, 175.000 personas hayan pasado por esa exposición. Porque si la exposición ha pasado por ellos, muchísimos habrán salido contagiados por el virus de la banalidad que enferma esta muestra.

Una exposición no deja de ser un dispositivo educativo. Pues bien, ¿qué se aprende en “Made in USA”? Nada. Es como sentarse delante de la tele, comer palomitas y visionar anuncios. El discurso de la muestra es pornográficamente publicitario, pues en “Made in USA” se hace un repaso –para recrearse en él- de las empresas y marcas americanas que personifican el capitalismo más febril. Un capitalismo que ha producido, y está produciendo, que nuestro mundo sea el que es: competitivo, consumista, injusto. Son eso “iconos” que ahora podemos ver en “Made in USA” los que han producido tanta vacuidad en nuestra cultura. Y ahí están, mostrados de manera amable en la sala Fundación –una sala dedicada al arte, en teoría- convertida ahora en escaparate de las grandes corporaciones americanas: Ford, General Motors, Harley Davidson, NASA, Boing, Motorola, Microsoft, Appel, Coca-Cola... Empresas que se mezclan en la muestra, como pasadas por un Turmix, con otros iconos de gran interés cultural como pueden ser Andy Warhol, Frank Ghery, Ernest Hemingway… Pero todos ellos –empresas, artistas- se nos presentan como meros cromos: con un tratamiento horizontal, espectacular… Listos para ser pegados en este álbum de colorines de iconos del consumo americano llamado “Made in USA”. Es un mal chiste juntar a, por ejemplo, Hemingway y Cola-Cola en un mismo escenario. Más allá del interés de un montaje que puede ser atractivo –para gustos están los colores- a uno le queda, después de ver la muestra, la sensación después de que la Obra Social de la Caja Vital no está haciendo su trabajo. La cultura y el arte no se dan cita en esta exposición, resumiendo.