15.12.12

FESTEJO

Parece ser que los cursos en los centros Cívicos van a mantenerse el año que viene. Con un ligero aumento, eso sí, en el coste de sus cuotas de inscripción. El modelo de los centros cívicos, por tanto, va a sobrevivir a ese acoso y derribo que estamos viviendo en todo lo que huela –aunque sea ligeramente- a cultura en esta ciudad. En su día ya hablábamos del interés de este modelo que, por una parte, posibilita que el ciudadano emplee parte de su tiempo libre de una manera activa, creativa y, por otra, facilita el sustento de una parte considerable de los colectivos, agentes, relacionados con las artes y la artesanía, las artes aplicadas... de esta ciudad, pues son éstos los que imparten los cursos. Mis más sinceras felicitaciones a los grupos políticos de nuestro consistorio que, sorpresivamente, se han puesto de acuerdo en esta ocasión. No soy dado a creer en milagros, pero creo que en este caso se ha producido uno en nuestra ciudad. Será que se aproxima la navidad y a nuestros responsables políticos se les ha ablandando, momentáneamente eso sí, el corazón. ¡Han pensado en los ciudadanos y no en sus intereses partidistas! No me lo acabo de creer…

Y mañana sábado, día quince de diciembre, se celebra el fin de “eso” que se ha llamado “Green Capital”. ¿Y qué mejor manera de dejar clara la idea de “cultura” que se tiene desde el ayuntamiento que realizar un aluvión de actividades en una noche entorno a algo más importante que ella misma? La cultura al servicio de la celebración, en definitiva. Si tu hija celebra su primera comunión, lo mejor es llamar a un artista para que amenice el festejo. Y así, en la “Noche green”, todo concentrado en unas horas, nos atiborraremos de actividades culturales. Como si fuera la cena de Nochevieja, pero en vez de pavo y champán, cultura. Hasta reventar. Hasta vomitar. Hasta odiarla. Es “lo que la gente quiere”: tomarse unos potes, pasear y ver multitud de espectáculos gratuitos.¡Tiremos la casa por la ventana! ¡Un gran despliegue durante una noche! El resto del año, el día a día, eso no es cultura, es…. incentivar el pensamiento, culturizar al personal, educar…. Mejor, controlemos las dosis, no sea que se nos descontrole la ciudadanía: se vuelva crítica, piense, opine, quiera cambiar, mejorar lo que le rodea.

Señores y señoras gerifaltes: celebren ustedes su “Noche Greeen”; celebren ustedes la clausura del espacio expositivo “Espacio ciudad”; celebren ustedes el entierro del programa de Ocio Nocturno Gauekoak; celebren ustedes el ERE en Artium; celebren ustedes la no apertura de Krea; celebren ustedes el fin de Montehermoso; celebren ustedes el fin del Proyecto Amarika. Salgan mañana por ahí, échense unas risas, pasen un buen rato, póngale una ridícula vestimenta al “Caminante”, sáquense una foto delante de ese estropajo que llaman “Escultura Green”, patinen un poco en esa pista de hielo tan guay, hagan un brindis a la luna, y empáchense para todo el año de “cultura”.