24.11.13

OASIS

Es un hecho que la cultura pública de esta ciudad ha abandonado una de sus responsabilidades: abonar nuestro tejido cultural. Ha apostado por apoyar media docena de mediáticos eventos, festivales la mayoría, y todo lo que tenga que ver con el apoyo a la creación ha desaparecido. La cultura institucional se ha convertido en algo que debe de generar atracciones para turistas. Y punto. Pero la creación, resiste. De malas maneras, pero lo hace. Todavía quedan en este desierto cultural pequeños oasis. Desde lo privado, asociativo, pero con cierto apoyo de lo público en ocasiones. A finales de este mes, por ejemplo, tendrá lugar “Kulta”. “Kulta” es un festival distinto. Con un formato diferente al habitual. Su ADN es colectivo: durante dos días podremos ver, oír, degustar, vivir actividades realizadas por colectivos. Que se desarrollan también, valga la redundancia, en sedes de colectivos. Todas ellas situadas en el centro de nuestra ciudad. La idea, por tanto, es visibilizar el trabajo cultural, artístico realizado en Gasteiz. Y aunque se pueda acudir a estas actividades en solitario y de manera puntual, para incidir aún más en esa idea de colectivo los organizadores han preparado dos “Kedadas”. Una el viernes y otra el sábado. Así a modo de excursión colectiva –o manifestación- los que acudan a la quedada visitarán en grupo las sedes para disfrutar de las actuaciones, exposiciones, conciertos… Y también se ha dejado un hueco en “Kulta” para dar cabida a dos interesantes actividades asociativas: un rastrillo cultural y una asamblea-comida. Nos encontramos, por tanto, con un nuevo formato de actividad cultural. Es su primera edición. Que funciona bajo el paraguas de la Federación de Asociaciones Gauekoak. Esperemos que tenga buena acogida, que cuaje, pues siempre es difícil poner en marcha algo que funciona de otra manera a la que estamos acostumbrados. Más información en: festivalkulta.blogspot.com

Y a mediados del mes que viene, algo que hace seis años era también un nuevo formato, bastante difícil de entender en su día, cumple su sexta edición. Ahora “Inmersiones” se ha consolidado y su fórmula funciona y se comprende. Nos referimos a “Inmersiones”. El principal interés de “Inmersiones” es su labor en pro de la difusión de los artistas emergentes del ámbito del País Vasco. Para esta edición se cuenta con la intervención de más de treinta de ellos, previa convocatoria. A través de ella se han seleccionado a diez artistas para que presenten ante el público –como si de un congreso de artistas se tratara- sus proyectos. Otros veinte van a exponer sus dossiers en una muestra que tendrá lugar Artium. Y, finalmente, otros cinco, ocuparán por un día un espacio cedido por el Ayuntamiento para presentar en vivo y en directo sus obras mientras son visitados por la ciudadanía dentro de una actividad llamada “Hospitalarios”. Todo “Inmersiones” gira en torno a un tema, a una idea rectora: el concepto de anti-dinero. Bonito y actual tema.