13.3.15

ARTES, OFICIOS... Y BENEFICIOS

La Escuela de Artes y Oficios de Gasteiz tiene su cimiento en la Escuela de Dibujo fundada en 1774 por la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País. Ahí se formaron artistas de la talla de Amárica y Díaz de Olano. Es, por lo tanto, el centro de enseñanza no reglada más antiguo de Euskadi y probablemente de España. Este año, en octubre, celebra su 241 aniversario. La escuela fue construida gracias a aportaciones públicas y privadas. Desde entonces -y casi sin interrupciones- ha ejercido su labor docente viviendo sucesivas transformaciones, siempre intentando amoldarse al discurrir de los tiempos. Así, a las iniciales clases de dibujo, se fueron sumando diversas enseñanzas artísticas y artesanales. También se añadieron algunas de carácter industrial y comercial. En el histórico edificio de la Plaza Conde Peñaflorida de Vitoria se han formado miles de gasteiztarras entre los que sobresalen nombres tan singulares y dispares como el artista Juan Luis Moraza o el explorador Manuel Iradier. Además hay un super-personaje local ligado íntimamente a nuestra  Escuela: Heraclio Fournier, pues en 1877, el susodicho encargó a uno de los profesores Artes y Oficios, Emilio Soubrier, y a Díaz de Olano el diseño de una baraja. Baraja que, con ligeras metamorfosis, se utiliza en la actualidad en las mesas de juego de todo el mundo, pues Fournier produce la friolera cifra de dieciséis millones de barajas al año.
Desde hace años, la Escuela funciona bajo el paraguas de una Fundación de carácter cultural sin ánimo de lucro de la que forman parte las instituciones locales: Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, Diputación Foral de Álava, Real Sociedad Bascongada Amigos del País y la Cámara de Comercio e Industria de Álava. El año 2014 ha sido el de la declaración de la Escuela como patrimonio cultural inmaterial de la ciudad de Gasteiz, y el mismo reconocimiento ha tenido lugar en las Juntas Generales de Alava y en el Parlamento Vasco.

Y este año, repetimos, celebra su 241 aniversario. Pero con menos ayudas públicas que nunca. Y con un edificio que se cae a trozos: algunos alumnos hacen frente a las goteras con sus paraguas. La cubierta de la escuela necesita, por lo tanto, una rehabilitación muy urgente.
Ex alumnos de la Escuela han criticado en varias ocasiones el hecho de que haya dinero para eventos culturales de todo tipo pero no para un centro histórico que ha formado a grandes artistas de nuestra ciudad.

Y parece ser que el Ayuntamiento de Gasteiz quiere hacerse cargo de la gerencia de la Escuela de Artes y Oficios. Pero a su modo: ofreciendo una fórmula, según ha explicado el Consistorio hace unos días, de revitalización de este espacio de formación artística. Una fórmula elaborada por el Departamento de Promoción Económica. No deja de ser ésta una solución, por lo tanto, mercantilista, que puede dejar de lado los réditos sociales y culturales que ofrece la Escuela a nuestra comunidad para perseguir meros réditos económicos.