1.7.15

NUEVO CICLO

Un nuevo ciclo político arranca en Álava. A la mayoría de los ciudadanos esto no les afecta en demasía. Se siguen levantando a la misma hora, van a trabajar –los que tienen trabajo- comen, duermen… Hacen su vida. No hay grandes cambios en ella sea su alcalde, o diputado general, del PP, del PSOE o del PNV. Pero al veinte por ciento de la población que está sin curro, sí que les afecta quién gobierne. Y a un montón de colectivos que trabajan en el ámbito social y cultural, también.
Por poner un ejemplo: en enero de 2003 se cierra una sala que durante 14 años dio cobertura al arte próximo. la sala de exposiciones Amárica. Gobernaba en aquel año el PP. El diputado general aseguró que la Diputación mantendría el apoyo a los artistas noveles y lo canalizaría a través del museo Artium. Eso nunca sucedió. Por entonces un grupo de artistas se constituyó en plataforma (Plataforma Amárica), recogieron firmas de entre la ciudadanía (el 2% del censo electoral) y presentó ante Juntas Generales una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para que se reabriera dicha sala. Un inserto: Maroto ha hecho algo similar ante el Parlamento Vasco, pero con el asunto de las RGI y sin tener en cuenta que las ILPP son herramientas de participación ciudadana y no un mecanismo para ser utilizado desde un cargo político. Pero volvamos a la Plataforma Amárica: era la primera vez que alguien presentaba una ILP en Álava. Mas no funcionó: PP y PSOE votan en contra. No en contra de la Iniciativa, sino en contra de que se debata el asunto en Juntas. Carpetazo de raíz a una iniciativa colectiva.

En 2007 cambia de color el equipo de gobierno foral. Entra el PNV. Entonces un grupo de artistas se constituyen en Asamblea Amarika. Se reabre la sala Amárica. Y no sólo eso: llegan a gestionarla. Y también la sala de la Casa de la Cultura. Y la del Archivo Foral. Todo ello con la mitad del presupuesto con el que contaba la sala Amárica años atrás. Además, coordinan el espacio independiente Zuloa, ponen en marcha el certamen fotográfico Gazte Klik y redactan un proyecto para poner en marcha un espacio de producción de arte ubicado en un lugar en desuso del barrio de Zaramaga. El Gobierno Vasco se compromete a poner 200.000 euros para adecuar dicho espacio. A cambio la Diputación tiene que poner otros 200.000. El trato era ventajoso, porque el espacio pertenecía a Diputación y estaba ubicado en un entorno un tanto degradado. Todo estaba dispuesto para ser firmado. Pero de nuevo entra el PP en Diputación. Carpetazo. Eliminan cualquier trato con la Asamblea Amarika. Estamos en 2011.

Y ahora, el PP sale del equipo de gobierno. Entraron con un paro laboral en Álava del 12%, salen con un 20%, dicho sea de paso. Por supuesto, las grandes fortunas habrán aumentado. Pero al grano: de nuevo es el momento para que los artistas vuelvan a agruparse y muevan fichas. Y, obviamente, los colectivos sociales, culturales, tienen la oportunidad de volver a funcionar mínimamente.