21.11.16

MUCHO ZAS

Hace medio año, se abría un pequeño -pero matón- espacio cultural de carácter alternativo, privado, gestionado por un puñado de artistas en mitad de la calle Correría: Zas kultur. Desde entonces, todos los jueves tiene lugar en dicho espacio –coincidiendo con el evento “cultural” más relevante de nuestra ciudad: el pintxo pote- una actividad abierta al público. Siempre de carácter gratuito. Exposiciones, visitas guiadas, proyecciones, talleres, charlas, conciertos de música… Actividades siempre relacionadas con el arte y la cultura de viso contemporáneo pero cubriendo esos huecos que dejan nuestras instituciones en ese ámbito. No todos, porque son tantos que haría falta que se abrieran decenas de espacios para tapar los agujeros del colador cultural que es Gasteiz. En el caso de Zas, su idea es enfocarse en la promoción y difusión del arte y de la creación emergente o marginal que no tiene cabida en los canales institucionales e incluso privados de nuestro territorio.
En esa misma línea la “gente Zas” presentaba la semana pasada dos nuevos dispositivos. Por una parte una oficina de atención a los agentes culturales y artísticos locales: “Zas irekia”. Algo tan sencillo como dedicarle un tiempo lugar y un tiempo al encuentro amigable con artistas y creadores: una persona del colectivo ZAS es la encargada de atender a toda persona que quiera comunicar o exponer sus propuestas artísticas, a la búsqueda de colaboradores, audiencia, financiación, recursos. El servicio ZAS Irekia se ofrece a todo ciudadano en proceso de formación o ya formada que necesite nutrirse con el intercambio de conocimientos y de experiencias propiciadas, facilitadas, por el colectivo ZAS. La propuesta tiene una filosofía de relación horizontal, amistosa, próxima, y se desarrolla con el fin de que el cambalache de ideas, información y experiencias se dé de una manera fluida, natural, exenta de barreras y protocolos. Pues el colectivo ZAS está formado por artistas, licenciados y doctores en Bellas Artes. Todos ellos profesionales pertenecientes al ámbito de la mediación y la creación visual. El compromiso del colectivo es que todos los miembros del equipo ZAS participen en las dinámicas de este dispositivo de manera rotativa, plegándose a las necesidades de las personas que quieran utilizar esta nueva herramienta. El nuevo espacio está siendo difundido, promocionado, por diversas vías y en diversos foros.

La segunda propuesta presentada tiene forma de convocatoria. De nombre, “buzón de proyectos disparatados”. Un dispositivo de apoyo a la producción no sujeto a convocatorias con fecha de caducidad que alienta la audacia creativa: propuestas que aparentemente pueden tomarse como disparatadas, pero que encierran un gesto radical. Mediante esta categoría Zas quiere dar oportunidad a este tipo de trabajos, con la convicción de no plegarse a lo fácil o factible.

En definitiva: Zas ha llegado para quedarse en insuflar un soplo de aire fresco a la cultura gasteiztarra.