12.7.18

PATRONATO

En las bases del concurso que regulan la elección del nuevo director del centro museo Artium de Álava, podemos leer que el órgano sobre el que recae la decisión de seleccionar al nuevo director es el propio patronato de Artium. Un patronato en el que no hay representación de la sociedad civil ni, tampoco, de expertos del mundo del arte. Recordemos que dicho organismo está compuesto únicamente por agentes tanto públicos como privados que financian económicamente nuestro museo. En este concurso, el patronato podrá contar con la consulta de expertos, sí, pero éstos no tendrán capacidad resolutiva. Haciendo caso omiso, por lo tanto del “Código de Buenas Práctica en museos y centros de arte contemporáneo”. Documento redactado hace una década por el Ministerio de Cultura. Documento en el que participaron numerosos agentes del sector artístico de nuestro país. Hoy en día, la mayoría de nuestros museos se rigen por este código deontológico, encabezados por el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía. Este código recomienda la existencia de representación de la sociedad civil y de los sectores profesionales del arte en los patronatos museísticos.


Recordemos que Artium no surge como consecuencia de reclamación promotora alguna de determinado grupo político o equipo de gobierno. Recordemos que los impulsores fueron los setecientos miembros de AMBA, la Asociación de Amigos del Museo de Bellas Artes que desde su creación en el año 1992 reclamaron –y con éxito– un nuevo museo de carácter público que permitiera mostrar dignamente el importante fondo de arte contemporáneo con el que contaba nuestra provincia y que, en buena parte, se encontraba almacenado en nuestro museo provincial. El actual director de Artium, el Castillejo, fue el miembro número uno de dicha asociación. Por entonces, pilotaba la sala Amarica. Un espacio dedicado a producir exposiciones temporales de arte contemporáneo con especial apoyo a la creación local. Cuando Artium finalmente se inaugura en el año 2001, bajo un formato gestor de Fundación, Castillejo es nombrado por la Diputación el custodio de nuestra colección pública, bajo la figura de Conservador del museo. Cuestión ésta cardinal, ya que el patrimonio que alberga este museo, aun siendo un museo que cuenta con un patronato mixto (público y privado) es un capital cultural que nos pertenece a todos los alaveses. Por lo tanto es de rigor que en dicho patronato esté representada la sociedad civil y los sectores profesionales del arte, pues aunque estos no aportan financiación económica más allá de los impuestos que pagan y con los que se adquirió la Colección, si han aportado –y aportarían- su activismo, conocimiento y desinterés.

Los museos son contenedores y salvaguardas de un bien común, que es nuestro patrimonio cultural. Por lo tanto no puede ser gestionado sólo por el estamento político y las empresas privadas, como es el caso de nuestro museo. Esperemos que esta realidad cambie: queremos buenas prácticas en Artium.